Hoy es 20 de abril

Total visitas: 488 Visitas hoy: 1
4.6
(10)

Hoy es 20 de abril. Aunque para muchos este día lo único que significa es rememorar el éxito de Celtas Cortos, para quien os escribe, supone reflexionar sobre aquello que no llegó a funcionar. Hay momentos en los que uno no sabe por qué se encuentra especialmente sensible, pero, desde hace unos años, cada vez que llega esta fecha yo sí sé por qué me encuentro así. Vuelve a ser momento de mirar atrás. De pensar que en la eterna lucha contra el tiempo lo más fácil es perder.

Empezar siempre fue motivador. Te carga de energía. Piensas que puedes sobrevolar cualquier obstáculo que se ponga delante. Y así suele ser. Lo difícil se resuelve sin esfuerzo. El dolor se calma rápido. La felicidad se convierte en rutina. Estás entregado y no hay nada que te pueda frenar. Las promesas que acaban en el limbo no se cuestionan. No hay fuerza superior a esa ilusión que supone idealizar. Avanzar con una sensación que jamás hubieras pensado alcanzar. Sentir que el techo está debajo.

Pero el tiempo erosiona. Baja la intensidad. Te recoloca en el razonamiento. Lo que antes te hacía soñar, termina desembocando en monotonía. Lo que provocaba electricidad, ya solo genera desidia. Mantener la llama en la oscuridad era fácil entre dos. Luego las guardias se hacen más pesadas. Doblar turnos deja de funcionar. Porque la esencia de aquel fuego solo se mantenía cuando los dos estaban dispuestos a no dejarlo apagar.

Es así como uno termina observando en soledad cómo lentamente esa llama se debilita. La cueva se oscurece y se pierden referencias del exterior. Habías confiado adentrándote y ahora no sabes cuál es el camino de regreso. La única luz que se vislumbra es la de una esperanza condenada a extinguirse. Te mantiene con vida días, semanas, meses… mientras das vueltas en una rotonda sin salida. Y cuesta. Cuesta mucho salir de allí. Sentir que no perdiste el tiempo en esa cueva de felicidad. Pero lo más complicado será volver a confiar cuando consigas encontrarte de nuevo.

Un 20 de abril supuso para mí tener por primera vez ese fuego que cuidar y avivar durante muchos años. Pero cuando todo terminó, me quedé allí. Desubicado. Atemorizado. Solo. Decidí refugiarme en aquellos que me arropaban. En escribir. En el deporte. En hacer kilómetros sin rumbo. En conocerme. En encender mi propia llama. Por eso cada vez que el calendario da paso a este día no puedo dejar de recordar que, aunque todo pueda terminar, lo importante siempre será lo que el camino te ha enseñado.

Te ha gustado este post?

Ayuda al autor votando este artículo

Calificación media 4.6 / 5. Número de votos: 10

De momento no hay votos. Se el primero en votar!

Denunciar este artículo

4 comentarios en “Hoy es 20 de abril

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *